viernes, 28 de febrero de 2014

Tarta Tatín de Tomatitos Cherry con Albahaca





Cuando en el Reto de las Locas por Lorraine Pascale del mes de Febrero, salió como más votado su Tarta Tatín de Cherrys no me hizo ninguna gracia. De hecho comuniqué que no iba a hacer el reto ya que no me gusta nada nada nada el tomate en crudo. Y he de decir que los cherry tienen una textura tersa y cierta acidez que no me acaba de gustar.




Aún así, desde que hice mi tatin de higos me encantó este tipo de tartas, fáciles de realizar y muy muy rápidas y deliciosas. Y aunque esta en concreto me atraía poco o nada, compré los cherry y me puse a prepararla una tarde. 

No tenía intención de participar en el reto, pero salió tan rica, tan melosa y con ese aspecto rústico de las Tatín, que al día siguiente de probarla me apunté.

Y aquí estoy, con alguna que otra variación de la receta original, pero siendo fiel por completo a la estética de esta receta.

Espero que la probéis porque estoy segura de que como a mi, os sorprenderá.





INGREDIENTES:

250 gr. de tomates cherry
2 cucharadas de AOVE
1 cucharadita de azúcar moreno
2  cucharadas de miel
Pimienta de Jamaica
1 chorrito de vinagre de Jerez
Canela en polvo
Jengibre en polvo
Sal
1 base grande de hojaldre estirado
1 huevo batido
Albahaca fresca




ELABORACIÓN:

0. Precalentar el horno a 200º. 

1. Poner el AOVE en una sartén a fuego bajo. Lavar, secar y partir por la mitad los tomatitos cherry y agregar al la sartén, dorar un par de minutos.

2. Añadir la miel y el vinagre de jerez. Mueve la sartén y deja que se vaya integrando todo. Añade un poco de pimienta de Jamaica recién molida y una pizca de sal. Retira del fuego y reserva.

3. Con la masa de hojaldre extendida, realiza dos círculos un poco más grandes que el molde donde vamos a hornear la tarta.

"Utiliza el molde como guia para dibujar los círculos de masa de hojaldre."

4. En uno de los moldes extiende azúcar moreno, canela, jengibre molido y pon encima el segundo círculo de masa.

5. Enmantequilla el molde. Vuelca los tomatitos cherry sobre el molde, extiende toda la salsa caramelizada que se ha formado y napa con cuidado con los círculos de masa de hojaldre, de manera que los bordes queden hacia dentro del molde.

6. Bate el huevo y pinta con él toda la superficie de masa de hojaldre.

7. Hornea durante 20 min. 

"El tiempo de horneado dependerá del horno, la tarta tatín estará lista cuando el hojaldre haya subido y esté dorado."

8 Cuando haya templado, pon un plato grande sobre el molde, bien centrado y da la vuelta al plato con un movimiento rápido (como cuando giramos la tortilla de patatas).

9. Sirve fría y acompañada con hojas frescas de albahaca y espolvorea un poco más con la pimienta de Jamaica.






El resto de participantes del reto de Febrero son:


Elena de Los deseos del paladar (www.losdeseosdelpaladar.wordpress.com)


No dejéis de visitar sus blogs para ver su interpretación de la receta.




martes, 25 de febrero de 2014

Bread & Butter Pudding (Pudding de Pan y Mantequilla)





Whole Kitchen en su Propuesta Dulce para el mes de Febrero nos invita a preparar un clásico de la cocina británica:    Pudin de Pan y Mantequilla (Bread&Butter Pudding).


Este mes me apunté al reto porque iba a ser muy fácil de hacer, aunque no sabía muy bien si en casa gustaría este tipo de preparación, ya que el típico pudin a la española, donde se bate el pan con el resto de ingredientes, adquiere una textura que personalmente me cuesta deglutir. 

No me entusiasma nada esta mezcla entre flan y bizcocho que no se sabe muy bien que estás masticando, pero al ver que en la versión británica, el sólido iba por un lado y la crema por otro, creí que tal vez, solo tal vez, pudiera llegar a gustarme.

Lo cierto es que me ha encantado, sobre todo la versión infantil que hice, con chocolate. Eso si, es un plato para comer en el momento, cuando la crema sigue siendo cremosa y el pan está húmedo y blandito.

Aquí os dejo con un poco de historia:

El pudin de pan y mantequilla o bread and butter pudding es uno de los postres más populares de la cocina británica. Se originó en el siglo XVII derivado de otro postre clásico inglés: el bread pudding, este último considerado una versión de lujo para las grandes ocasiones.

Este pudin consiste en hornear una mezcla de pan con mantequilla y pasas o cualquier otro tipo de fruta deshidratada y luego bañarlo en huevos, leche y un poco de vainilla. Se consideraba un postre de gente sin recursos, ya que se hacía para aprovechar el pan que ya estaba duro, a medida que la clase media tuvo acceso a ingredientes como los huevos, la leche, las pasas o el azúcar este pudin se hizo más sofisticado, convirtiéndose en la receta que hoy os proponemos.

A mediados del SXX este postre perdió popularidad, pero actualmente, gracias a chefs británicos como Jamie Oliver o Delia Smith, vuelve a estar entre los más apreciados de la población además de ser servido en los mejores restaurantes de cocina británica.

Hoy en día existen muchas versiones de este postre, y se pueden usar en su preparación tanto pan del día anterior, como bollería (croisants, brioche, etc,) o pan de molde.

En cuanto a la inclusión de las frutas, también se utilizan frutas frescas, como la manzana, pera o frutos rojos entre otros. La base de leche y huevos, es también aromatizada en ocasiones con cualquier licor y cómo no, también podéis hacer vuestra versión de chocolate.






La receta original de este pudin es de uno de mis cocineros favoritos, el británico Jamie Oliver.


INGREDIENTES:

75 gr. de mantequilla blanda
1 pizca de canela
1 pizca de nuez moscada
ralladura de media naranja
8 rebanadas de pan
4 huevos
100 gr. de azúcar
300 ml. de leche
450 ml .de nata
1 vaina de vainilla
4 cucharadas de mermelada.
40 gr. de pasas y arándanos / 40 gr. de gotas de chocolate


ELABORACIÓN:

Elaboración Tradicional

1. Precalentar el horno a 180ºC.

2. En un bol pon la mantequilla, la nuez moscada, la canela y la ralladura de naranja. Trabaja unos minutos hasta que esté bien mezclado. Unta cada rebanada de pan con esta mantequilla aromatizada.

3. Coloca las rebanadas en un recipiente apto para el horno.

4. Pon un cazo a fuego medio con la nata, la leche y la vaina de vainilla. Infusiona poco a poco, lleva a ebullición, saca la vaina y reserva.

5. Bate los huevos junto y añade al la leche infusionada junto con el azúcar, mezclando todo muy bien. Vierte la mezcla sobre las rebanadas de pan y deja que se empapen durante unos 10 minutos.

6 . Añade las pasas y los arándanos y hornea al baño maría durante 35-40 minutos.

7.  Calienta la mermelada y al terminar de hornear, pincela las rebanadas de pan con la mermelada y  lleva al horno otros 10 minutos.

8. Sirve caliente.





Elaboración en Thermomix.

1. Precalentamos el horno a 180ºC.

2. En un bol pon la mantequilla, la nuez moscada, la canela y la ralladura de naranja. Trabaja unos minutos hasta que esté bien mezclado. Unta cada rebanada de pan con esta mantequilla aromatizada.

3. Coloca las rebanadas en un recipiente apto para el horno.

4. Pon en el vaso de la thermomix la nata, la leche y la vaina de vainilla. Infusiona programando 7 minutos, varoma velocidad 1. 

5. Sin programar tiempo ni temperatura, pon velocidad 3 y añade el azúcar y los huevos de uno en uno. Mezcla 15 segundos a velocidad 5. Vierte la mezcla sobre las rebanadas de pan y deja que se empapen durante unos 10 minutos.

6 . Añade las pasas y los arándanos y hornea al baño maría durante 35-40 minutos.

7.  Calienta la mermelada y al terminar de hornear, pincela las rebanadas de pan con la mermelada y  lleva al horno otros 10 minutos.

8. Sirve caliente.






Una parte del pudding lo hice con pasas y arándanos y la otra versión fue la de pepitas de chocolate, que ha sido la que más éxito ha tenido entre los más pequeños.









lunes, 24 de febrero de 2014

Bizcocho de Compota de Manzanas





Unas manzanas maduras tienen la culpa de semejante merienda de reyes. Unas manzanas que a nadie le ha dado el gusto por comer en el tentempié de media mañana en la oficina... y no miro a nadie...

Lejos de hacer el típico bizcocho de yogur con manzanas por encima y como ya sabes que en casa lo de encontrarse la fruta entera es una cosas que no les agrada a la mitad de los habitantes, que mejor que esconderla en la propia masa del cake.

Ni se dan cuenta pero ahí está, deliciosa, con un sabor a manzana caramelizada que quita el sentido y que aunque la he terminado de hornear esta medio día, ya he dado buena cuenta de ella en la merienda.

Alguien tenía que comerse las rebanadas de la foto ¿no?

Me encanta el olor que deja en toda la casa y los recuerdos de mi niñez que avivan en mi al entrar en la cocina. Me apasiona el sabor de las cosas hechas con cariño, solo con meter un pedazo de cake en la boca.

¿Vas a pasar por aquí, por este rinconcito de mi cocina sin probarlo?



INGREDIENTES:

4 huevos
100 gr. azúcar blanca
150 gr. azúcar moreno
125 ml. nata
125 ml. AOVE D·Oliva y Limones Ecológicos
375 gr. harina
1 punta de canela en polvo
1 cucharadita de levadura
2 manzanas peladas y descorazonadas
50 ml. agua
1 pizca de sal
Mermelada de albaricoque
Pasas y Arándanos






ELABORACIÓN:

Elaboración Tradicional

0. Precalienta el horno a 180.

1. Parte en trozos muy menudos (o ralla con un rallador) una de las manzanas y pon en un cazo junto con 50 ml. de agua. Mantenlo a fuego medio bajo durante 10 min. aprox. hasta que empiece a cambie de color y se haya formado la compota. Reserva.

2. En un bol, monta las claras hasta que estén a punto de nieve y reserva. 

"Puedes utilizar barillas manuales, las barillas de la batidora o un robot, lo que mejor te vaya. Yo en mi caso he utilizado como siempre la KitchenAid."

3. En el bol de la KA o en un bol amplio, mezcla las yemas con el azúcar unos minutos hasta que empiece a disolverse el azúcar.

4. Añade la nata, la pizca de sal y el AOVE y mezcla  un par de minutos hasta que se vea bien integrado.

5. Incorpora al harina, la canela, la levadura y la compota de manzana reservada. Mezcla enérgicamente hasta tener una masa homogénea y sin grumos.

"La masa es muy densa y pesada."

6. Incorpora la masa al bol donde están las claras montadas a punto de nieve. Integra ambos ingredientes realizando movimientos envolventes, trabajando muy bien y despacio hasta que esté integrado.

7. Pon un trozo grande de papel sulfurizado en un molde de plum cake y enmantequilla ligeramente el papel por la base y los lados. Vuelca la masa sobre el molde y reserva.

"Puedes hacerlo directamente en el molde enmantequillandolo bien. A mi me gusta poner papel de hornear porque luego puedo  sacarlo y volver a meterlo muy fácilmente del molde, donde lo conservo tapado con papel de aluminio."

8. Corta la manzana que nos queda por la mitad y realiza láminas. Coloca las láminas superponiendo de dos en dos por toda la superficie del cake, pincela con mermelada de albaricoque y añade si te gusta unos arándanos y pasas. Hornea durante 1 hr. aprox. 

"El tiempo de horneado dependerá de vuestro horno. Ponlo 40 min. y no habrás el horno durante ese tiempo, luego comprueba la cocción introduciendo una aguja o brocheta en el centro del cake. Sigue horneando hasta que la aguja salga limpia."


9. Enfría sobre una rejilla.





Elaboración en Thermomix

0. Precalienta el horno a 180.

1. Parte en trozos una de las manzanas y pon en el vaso de la thx. junto con medio cubiltete de agua. Pica todo 4 segundos velocidad 5. Baja los restos de las pareces hacia el centro del vaso y programa 7 min. temperatura 100º y velocidad 1. Saca la compota del vaso y reserva.

2. Pon la mariposa sobre las cuchillas en el vaso sin limpiar y añade las claras. Monta hasta que estén a punto de nieve y reserva en un bol amplio.

3. Sin limpiar el vaso pon el azúcar y las yemas y mezcla 40 segundos a velocidad 5.

4. Añade la nata, la pizca de sal y el AOVE y mezcla durante 10 segundos a velocidad 5.

5. Incorpora al harina, la canela, la levadura y la compota de manzana reservada. Mezcla a velocidad 5 -6 durante 1 minuto.

"La masa es muy densa y pesada."

6. Incorpora la masa al bol donde están las claras montadas a punto de nieve. Integra ambos ingredientes realizando movimientos envolventes, trabajando muy bien y despacio hasta que esté integrado.

7. Pon un trozo grande de papel sulfurizado en un molde de plum cake y enmantequilla ligeramente el papel por la base y los lados. Vuelca la masa sobre el molde y reserva.

"Puedes hacerlo directamente en el molde enmantequillandolo bien. A mi me gusta poner papel de hornear porque luego puedo  sacarlo y volver a meterlo muy facilmente del molde, donde lo conservo tapado con papel de aluminio."

8. Corta la manzana que nos queda por la mitad y realiza láminas. Coloca las láminas superponiendo de dos en dos por toda la superficie del cake, pincela con mermelada de albaricoque y añade si te gusta unos arándanos y pasas. Hornea durante 1 hr. aprox. 

"El tiempo de horneado dependerá de vuestro horno. Ponlo 40 min. y no habrás el horno durante ese tiempo, luego comprueba la cocción introduciendo una aguja o brocheta en el centro del cake. Sigue horneando hasta que la aguja salga limpia."

9. Enfría sobre una rejilla.








martes, 18 de febrero de 2014

Boeuf Bourguignon con Cebollitas Glaseadas








Whole Kitchen en su propuesta salada para el mes de febrero nos invita a preparar un clásico de la cocina francesa: Boeuf Bourguignon.



Historia de nuestra receta



El Bouef Bourguignon es un plato cuyo origen se sitúa en la región francesa de la Borgoña, a 100 km al sureste de París. Es un estofado de buey, en esta zona es muy reconocido por su sabor y por la poca grasa que el buey de raza Charolais aporta al plato, ya que este que sólo se alimenta de heno, cereales y forraje, lo que da una carne muy tierna y sana, perfecta para este tipo de preparaciones.


Normalmente este plato se cocinaba durante dos días, acompañado de un bouquet garni y el clásico vino de borgoña, durante este tiempo se conseguía que todos los olores quedarán impregnados en el guiso.

El primer chef que publicó la receta fue Auguste Escoffier y lo hizo a principios del SXX, en 1903 utilizó una pieza completa de buey para hacer este estofado, llevándolo a formar parte de la alta cocina. Más tarde, fue Julia Child quien lo popularizó, aunque en este caso, la carne iba troceada.

A finales de agosto se celebra en Borgoña la Fiesta de Charolais, donde uno de los platos estrellas es este Bouef Bourguignon que se ha hecho conocido en todo el mundo como uno de los grandes platos de la cocina francesa.


Cuando vi la película de Meryl Streep "Julie&Julia" con la que tanto me identifico, en el que una recién estrenada blogger comienza a escribir una bitácora de recetas, y realiza uno de los platos estrella de su chef favorita, y vi aquella cazuela que serví para el fuego y para el horno, y de la que salía un delicioso y maravilloso estofado, con sus zanahoria, y sus verduras, me quedé prendada de aquella  maravilla que casi podía oler y saborear desde mi sofá, descalza como estaba y tapada con una suave manta inglesa.


Aquella escena me marcó. 

Por eso, cuando descubrí a principios de mes, que la propuesta de Whole Kitchen era aquella delicia francesa, no podía estar más entusiasmada. Entusiasmo que duró poco al recordar y leer la receta. No teníamos cocotte en casa...

Ya llevaba una temporada dándole vueltas a la idea de hacerme con una pero no me acababa de decidir, más que todo por el precio, porque... ¿Y si luego no la uso tanto? Tal vez no amortice la inversión... Pero quería hacer el Boeuf Bourguignon, vaya si quería...

Así que en el sábado por la mañana, James hizo un par de llamadas y en una hora estábamos camino de la tienda a comprar la cocotte. Venía para casa con una cazuela enorme, pesada y me sentía como una niña con zapatos nuevos. Deseosa de que llegara el siguiente domingo para poder hacerla.

He aquí la receta de tan delicioso manjar. La carne blanda y sabrosa. La salsa untuosa y caramelizada ligeramente...

No se puede explicar. Lo mejor es que lo pruebes en primera persona.

He aquí la receta, que no es la original planteada, sino ya con mis variaciones y a mi manera de ver, mejor organizada. 

Diré en mi defensa, que las fotos no le hacen justicia, ya que hoy la luz del sol acompañaba durante la sesión fotográfica, y si unos oscuros y densos nubarrones.







INGREDIENTES:


La receta está adaptada del original de Julia Child.


175 gr. de panceta fresca cortada en tacos

1 kg. de carne para estofar (morcillo) cortada en cuadrados
1 zanahoria grande
1 cebolla

1 diente de ajo

1 cucharadita de tomillo salsero

1 hoja de laurel
75 cl. de vino tinto (yo utilicé un crianza Rioja de 2010)
Unas ramitas de perejil
Sal 
Pimienta

70 cl. de caldo de carne
2 cucharadas de harina integral
1 cucharada de concentrado de tomate


Para las cebollitas glaseadas

500 gr. de cebollitas francesas
1 cucharada de azúcar moreno
1 cucharada de miel
1 pastilla de caldo de carne
1 chorrito de ron
1 chorrito de vinagre de Jerez



Para los Champiñones Salteados

250 gr. de champiñones frescos
1 cucharada de mantequilla







ELABORACIÓN

El día antes

1. En un bol amplio poner la carne, la zanahoria pelada y cortada en rodajas, la cebolla limpia y cortada en trozos pequeños, el ajo pelado y entero, el tomillo, el perejil, la hoja de laurel y el vino. Poner un film transparente al bol y dejar marinar toda al noche en la nevera.

2. Preparar las cebollitas glaseadas. Pelar las cebollitas y reservar. Poner la mariposa en el vaso de la Thx y poner dentro todos los ingredientes. Programa  35-40 min. temperatura Varoma y velocidad cuchara. Terminado el tiempo vuelca todo el contenido del vaso en un tarro de cristal. Cuando se haya enfriado conserva en la nevera.

"Yo las he preparado en la Thermomix porque es muy limpio y no hay que estar removiendo, pero puede hacerse poniendo todos los ingredientes en un cazo a fuego medio y moviendo constantemente durante 35 min."


El día después

3. Precalienta el horno a 230º.

4. Saca la carne del bol de la marinada. Cuela el resto para separar el vino de las verduras. Seca cuidadosamente la carne por un lado y reserva. Haz lo mismo con las verduras y reserva.

5. Prepara una cocotte y sitúa sobre fuego medio (en mi vitro es el nº 3). Echa  un chorrito de AOVE para que cubra finamente el fondo de la cazuela. Sofríe la panceta, saca a un bol y reserva.

6. Deja que se caliente el AOVE nuevamente y sella en dos tanda la carne. Deja que se dore por todos sus lados. Reserva y repite con la segunda tanda. Reserva junto a la panceta.

7. Si el AOVE se ha viciado mucho con los jugos del vino de la carne, deshecha el caldo en un vaso y pon AOVE nuevo. Deja que se ponga caliente y pocha las verduras hasta que la cebolla esté blanda y transparante.  Quita la grasa del salteado.

8. Añade a la cocotte la carne y la panceta reservadas, salpimenta con gracia y espolvorea con la harina, dale vueltas para que todo se impregne con una ligera capa. Coloca la cocotte dentro del horno sin tapa y saca pasados 4 minutos. Baja la temperatura del horno a 165º.

9. Pon nuevamente la cocotte al fuego, añade el vino y el caldo hasta que cubra la carne. Agrega el concentrado de tomate y lleva ebullición. Tapa la cazuela e introduce en el horno durante 2,5-3 horas.

"Si en el punto 7 desechaste los caldos por tener mucho jugo, es el momento de desgrasar y añadir el jugo de vino  carne a la cocotte."

"La carne estará hecha cuando pueda pincharse fácilmente con un tenedor."

10. Mientras se hace el guiso en el horno, prepara una sartén y pon la mantequilla y el AOVE. Cuando esté caliente y deje de burbujear añade los champiñones limpios y cortados a la mitad, saltea hasta que estén ligeramente dorados y reserva.

11. Transcurrido el tiempo de horneado, saca la cazuela, cuela los líquidos sobre un cazo, reserva a parte la carne y las verduras, enjuaga la cocotte y vuelca de nuevo la carne con las verduras y pon a fuego bajo. Añade las cebollitas glaseadas y los champiñones salteado.

12. Pon el cazo con los líquidos a reducir a fuego medio alto, aprox. durante 15 min. Estará listo cuando al introducir media cuchara, se quede impregnada una capa más o menos densa de salsa. Vuelca la salsa en la cocotte y calienta suavemente durante unos minutos para calentar el estofado, y manten la temperatura hasta el momento de servir.

"Si están muy grasos los líquidos, desengrasa antes de llevar a ebullición. En mi caso no hizo falta, pues ya estaba todo desgrasado con anterioridad."

"Si se espesa demasiado añade un poco de caldo de carne, por el contrario si aún está muy clara, sigue manteniendo la ebullición hasta que adquiera cuerpo."

"Puedes servir tu Boeuf Bourguignon acompañado de puré de patatas, guisantes cocidos, patatas fritas o lo que te apetezca."







lunes, 17 de febrero de 2014

Risotto al Cava con Setas y Quesos





Hacía tiempo que no hacíamos un risotto improvisado, de estos de no seguir ninguna receta de las habituales...

Esta fue nuestra comida del sábado, improvisada, rapidita, con cuatro cosillas que lo que solemos cocinar, tenemos siempre en casa.

Sabéis que me encantan los risottos, que los disfruto en cada bocado, me la textura y los sabores pronunciados me quedan en el paladar y los saboreo casi como si fueran un beso.

Al fin y al cabo unos solo comen y otros además de comer degustamos y disfrutamos con cada nota y cada matiz que descubrimos en los platos.

Pero ese es otro tema... Vayamos mejor con la receta de hoy.



INGREDIENTES:

100 gr. de cebolla
1 ajo
40 ml. AOVE
50 gr. de setas variadas hidratadas
50 ml. de cava
1 pastilla de caldo
1 cucharadita de café de sal
300 gr. de arroz
750 ml. de agua
70 gr. de nata
40 gr. de quesos (gruyere y cheddar)




ELABORACIÓN:

1. Pon la cebolla y el ajo en la Thx y pica durante 4 segundos a velocidad 4. Baja los restos adheridos a los laterales del vaso, cierra, añade el AOVE y programa 7 minutos, temperatura varoma y velocidad cuchara.

2. Añade las setas hidratadas, el cava, la pastilla de caldo y la sal y programa 7 min. temperatura varoma, giro a la izquierda y velocidad cuchara sin cubilete para que evapore el alcohol.

3. Añade el arroz y mezcla 10 segundos a velocidad 2. Programa 3 min. temperatura varoma, giro a la izquierda y velocidad cuchara.

4. Añade el agua y programa 15 minutos, temperatura varoma, giro a la izquierda y velocidad cuchara.

"Justo cuando queden dos minutos para terminar, añade la nata y los queso."

5. Retira a una fuente de servir, mezcla suavemente con una paleta y deja reposar 2 min.

6. Sirve inmediatamente.







jueves, 13 de febrero de 2014

Suspiros de Amantes de Teruel






Hacía muchos años que tenía esta receta en pendientes.

No se muy bien de donde salió, allá en la época en la que leía y leía mil y una recetas de MR. La verdad es que parecían tan fáciles de hacer y a la vez tan sofisticados...

Este año no he hecho tarta para los enamorados, ni cake pops, ni bombones. Este año no tengo mucho tiempo libre, así que en apenas 5 minutos ya tenía en el horno estas deliciosas tartaletas.

Son un bocado dulce creado en honor de los amantes más famosos después de Romeo y Julieta. Son españoles y de aquella época que tanto me gusta. Isabel de Segura (tengo una compañera que se llama así) y Diego de Marcilla, los amantes de Teruel, historia que tuvo lugar en la villa allá por el año 1200 y pico.

Las historia es muy bonita. Os la voy a resumir en un momento. Pero es preciosa, en serio.

Chica rica conoce a chico no tan rico. Se enamoran perdidamente, pero el padre de ella se niega a que su adorable hija se case con un hombre sin fortuna. Sin embargo, le promete la mano de su hija si se va a la guerra durante cinco años. Ella se recluye para serle fiel durante su ausencia. Hombre rico conoce a Isabel, también se enamora y pide su mano. Llegan noticias del frente, derrotados los soldados dan por muerto a Diego. Isabel se casa con el Sr. rico pero... Al día siguiente de la boda aparece Diego a pedir su mano y se entera que se acaba de casar. Le pide un beso a su amada, pues va a morir y aunque ella quiere dárselo, le debe fidelidad a su recién estrenado marido y le rechaza. Diego se va caminando y cae desplomado al suelo, muerto. Celebran el funeral e Isabel desconsolada besa los labios de Diego, cayendo muerta en el acto. El marido de Isabel, D. Pedro de Azagra, le da su anillo al pobre Diego y ordena enterrarlos juntos para que sigan unidos por toda la eternidad.

Una historia terrible, conmovedora, pero que salvo el final mortal de ambos se sigue dando en la actualidad, vamos, real como la vida misma ;)

Con esta receta un poquito tuneada en cuanto a presentación, os deseo que paséis un feliz y amoroso día de San Valentin, tanto si tienes pareja, como si no, porque es el día del amor en general. Si estás loca por tu marido, por ese chico que conociste en vacaciones, por ese compi de trabajo, por tus hijos, por tu madre...

¡Por la vida!

Porque estar por y para otro es uno de los mejores sentimientos que existen. Porque tienes un porque para vivir, una razón para sonreír y un anhelo por el que suspirar. Porque si además eres correspondida, el corazón no te cabe en el pecho, el tiempo se detiene entre tú y él, las horas pasan despacio, pausadas, placenteras, eternas... Y sentir que tu círculo se cierra con alguien especial, te hace sentir también especial, preciosa, completa... Porque amar y ser amado es de las mejores sensaciones que tu cuerpo y tu alma pueden sentir.








INGREDIENTES:


(Salen 48 tartaletas)

100 gr. de mantequilla 
2 huevos
50 gr. de azúcar
8 porciones de quesitos light
48 tartaletas de pasa quebrada

azúcar glass para decorar






ELABORACIÓN:

Elaboración con Thermomix.

1. Precalienta el horno a 180º.

2. En el vaso de la Thx añade la mantequilla, los huevos, el azúcar y los quesitos. Programa 5 minutos a temperatura  90º y velocidad 3.

"Mientras se hace la crema, prepara una bandeja o dos con las tartaletas."

3. En cuanto termine el tiempo, saca el vaso y con mucho cuidado ve rellenando cada tartaleta hasta el borde. 

"Es importante hacer esto cuando está caliente la crema, porque al enfriar espesa y quedarían con la superficie irregular. Hazlo sin prisa, pero sin pausa."

"Si quieres dibujar corazones rojos, solo tienes que reservar una cucharada de masa, colorearla muy bien con colorante alimenticio en gel de color rojo y cuando pongas la crema sobre las tartaletas pon un punto grande de masa roja y con un palito de madera arrastra la crema atravesando la mitad del círculo de arriba hacía más abajo del margen inferior del círculo y te saldrá el corazón."


4. Hornea durante 15 min. con calor arriba y abajo.

5. Saca las bandejas y deja enfriar completamente. Espolvorea con azúcar glass (o dibujar corazones de canela) para dar el toque final.

"Se conservan en el frigorífico. Para degustarlas sacar una hora antes de servir."






Elaboración sin Thermomix


1. Precalienta el horno a 180º.

2. Prepara una o dos bandejas con las tartaletas.

3. En un cazo a fuego medio pon la mantequilla, los quesitos, el azúcar y cuando esté algo templado añade los huevos y no dejes de remover con unas barillas hasta que la mezcla esté homogénea y sin grumos.

3. En cuanto termine de integrarse todo, retira del fuego y con mucho cuidado ve rellenando cada tartaleta hasta el borde. 

"Es importante hacer esto cuando está caliente la crema, porque al enfriar espesa y quedarían con la superficie irregular. Hazlo sin prisa, pero sin pausa."

"Si quieres dibujar corazones rojos, solo tienes que reservar una cucharada de masa, colorearla muy bien con colorante alimenticio en gel de color rojo y cuando pongas la crema sobre las tartaletas pon un punto grande de masa roja y con un palito de madera arrastra la crema atravesando la mitad del círculo de arriba hacía más abajo del margen inferior del círculo y te saldrá el corazón." 

4. Hornea durante 15 min. con calor arriba y abajo.

5. Saca las bandejas y deja enfriar completamente. Espolvorea con azúcar glass (o dibujar corazones de canela) para dar el toque final.

"Se conservan en el frigorífico. Para degustarlas sacar una hora antes de servir."










lunes, 10 de febrero de 2014

Tarta de Queso Hundida





De sobra es conocido lo que me gustan las tartas de queso. 

Tengo ya unas cuantas en el blog. Me gustan de todas las clases, al horno, al baño maría, cuajas en la nevera...

Son tan rápidas de hacer y con unos resultados tan fantásticos, que soy capaz hasta de reinventar mis propias recetas.

Esta es sin duda una de esas ocasiones en las que cojo una de las tartas que suelo hacer, en este caso la Quesada Casi Pasiega, y le pego una vuelta de tuerca. Algún ingrediente más y variando la manera de elaborarla.

Esta es una de las tartas de queso que más éxito han tenido en casa. Ha sido un visto y no visto. Suave, esponjosa y con sabor a queso, como debe ser, buenísima.

Tenía que dejaros la receta porque es sencillamente deliciosa. El acabado es torpe, sin perfeccionalismos, un acabado rústico que esconde una textura maravillosa.

Ojala la probéis, estoy segura de que no será la única vez que hagáis esta delicia.

Avisados quedáis :)






INGREDIENTES:

3 huevos
2 quesitos
150 gr. de queso crema
250 ml de nata 35.1% m.g.
1 yogur griego
125 gr. de leche
125 gr. de azúcar
125 gr. de harina
1 pizca de sal


ELABORACIÓN:


Elaboración Tradicional

0. Precalentar el horno a 180º.

1. Engrasar un molde desmoldable y poner en la base una hoja de papel parafinado.

2. Separa las claras de las yemas, reserva las yemas y añade las claras al  bol de la KitchenAid, robot o en un bol. Monta con las barillas a punto de nieve. Reserva en un bol aparte.

3. Aclara y seca bol de tu robot. Añade la nata y bate a alta hasta que quede semimontada. Reserva aparte.

"No es necesario que quede montada la nata del todo, con que esté semimontada y aportemos aire a la mezcla con el resto de ingredientes será suficiente."


4. Sin lavar el bol, pon el resto de ingredientes, las yemas, los quesitos, el queso crema, el yogur, la leche, el azúcar, la harina y la pizca de sal, y bate durante 2 minutos a velocidad media al principio y ve subiendo.

5. Añade esta mezcla perfectamente homogénea al bol de las claras montadas a punto de nieve reservadas. Mezcla suavemente y con movimientos envolventes de abajo arriba, con ayuda de una espátula.

6. Cuando estén las claras completamente integradas, haz lo mismo con la nata, mezcla muy suavemente con movimientos envolventes.

7. Verter la mezcla en el molde preparado y lleva al horno durante 35-40  min. dependiendo del horno o hasta que la aguja salga limpia.

"Verás que el bizcocho sube muchísimo, hasta el mismo borde del molde. Deja durante 10 min. en el horno apagado y con la puerta entreabierta y después saca y enfría sobre una rejilla. La tarta de queso se hundirá y quebrará dando un aspecto rústico."





Elaboración en Thermomix

0. Precalentar el horno a 180º.

1. Engrasar un molde desmoldable y poner en la base una hoja de papel parafinado.

2. Pon en el vaso de la Thermomix la mariposa. Separa las claras de las yemas, reserva las yemas y añade las claras al vaso. Monta a punto de nieve sin programar tiempo a velocidad 3 y medio. Reserva en un bol aparte.

3. Aclara y seca el vaso. Pon la mariposa sobre las cuchillas, añade la nata y sin programar tiempo bate a velocidad 3 y medio hasta que quede semimontada. Reserva aparte.

"No es necesario que quede montada la nata del todo, con que esté semimontado y aportemos aire a la mezcla con el resto de ingredientes será suficiente."


4. Sin lavar el vaso, pon el resto de ingredientes, las yemas, los quesitos, el queso crema, el yogur, la leche, el azúcar, la harina y la pizca de sal, y bate durante 2 minutos a velocidad progresiva 5 - 7.

5. Añade esta mezcla perfectamente homogénea al bol de las claras montadas a punto de nieve reservadas. Mezcla suavemente y con movimientos envolventes de abajo arriba, con ayuda de una espátula.

6. Cuando estén las claras completamente integradas, haz lo mismo con la nata, mezcla muy suavemente con movimientos envolventes.

7. Verter la mezcla en el molde preparado y llevalo al horno durante 35 min. dependiendo del horno o hasta que la aguja salga limpia.

"Verás que el bizcocho sube muchisimo, hasta el mismo borde del molde. Deja durante 10 min. en el horno apagado y con la puerta entreabierta y después saca y enfría sobre una rejilla. La tarta de queso se hundirá y quebrará dando un aspecto rústico."










martes, 4 de febrero de 2014

Espaguetti con Dados de Calabaza y Calabacín





Creo que ya os he contado en alguna ocasión que no me van mucho los espaguettis. Es una manía que tengo, me parece que no toman todo el sabor que deberían, como ocurre con los tallarines, pero en casa les gusta y lo tengo que hacer de vez en cuando.

Cuando no van con tomate para los niños, los hago con verduras e intento evitar combinarlos con las carnes, por aquello de comer más sano y aligerar la pasta que ya de por si es un alimento que aporta mucha energía.

En esta ocasión he utilizado verduras de otoño que le aportan un toque dulce y que combinan bien con el toque de curry.

Un plato sencillo y rápido de hacer.





INGREDIENTES:

350 gr. de espaguettis
100 gr. de calabaza
100 gr. de calabacín
50 gr. de cebolla
Una cucharadita de curry en polvo
AOVE
Pimienta
Sal
Queso parmesano


ELABORACIÓN:

1. En una cazuela ponemos agua con sal a fuego fuerte. Cuando llegue a punto de ebullición, incorpora los espaguetti y cuece según indique el fabricante.

2. Mientras tanto, limpia y pica la cebolla muy menuda, la calabaza y el calabacín limpia y corta en dados de aprox. un cm. de lado. Reserva.

3. Pon una sartén con AOVE a fuego suave, añade la cebolla y deja que se poche lentamente hasta que tome un tono translúcido. Reserva.

4. En la misma sartén, con un chorrito de AOVE pocha la calabaza hasta que esté tierna y dorada, añade el calabacín y la cebolla, pocha en conjunto, añade una pizca de sal y el curry, mezcla y retirar del fuego.

5. Escurre los espaguettis, pon en una fuerte y añade las verduras rehogadas. Mezcla bien, emplata y termina con un toque de pimienta y con parmesano rallado por encima.






lunes, 3 de febrero de 2014

Brownie de Cacahuetes y Toffe





No me canso de hacer brownie, a los Kekos les encanta, y a nosotros ya ni os quiero contar.

Este nuevo brownie que me he inventado, es toda una delicia, un placer adulto en toda su extensión, desde el denso pastel con ese toque delicioso de los cacahuetes salados, a la cobetura, escandalosamente cremosa, acaramelada y chocolateada.

Esta mañana mi Keka dormilona, ha amanecido después de una ataque de cosquillas maternas, y mientras terminaba su desayuno, he ido preparando los ingredientes de esta receta. 

Ni gracia, pero ni gracia le estaba haciendo ver los cacahuetes encima de la encimera, que nooooo, que noooo y que nooooo le gustaban... Pero yo he seguido adelante con mis intenciones, y en medio de la preparación, la Keka a decidido darle un lengüetazo a la espátula...

¡Oh! ¡Sorpresa! 

-¡Que rico está mami!-
- ¿Ah si? ¿Sabes lo que tiene esa mezcla? (ojos abiertos como platos). -
- Cacahuetes...
- Pues me encantan mami...

Menos mal que no le hago caso, eso si, he procurado que quedaran lo más picaditos posible para que no se encuentren con trocitos, que no les gusta.

Después de comer les he enviado al salón a los tres, he preparado todo para hacer las fotos y les he llevado tres trozos. Al ir a por mi camara al salón ¡se había comido hasta el trozo de brownie de su padre!, que se ha quedado alucinado de la velocidad de deglución de los Kekos.

Está mal que yo lo diga, pero ha quedado muy bueno,  tiene una textura semi crujiente, porque los cacahuetes no están pulverizados del todo y le da una mordida muy agradable.

Ha sido un acierto de ingredientes y cantidades. Que delicia.

Espero que lo probéis :)

Y ahora... la receta.


INGREDIENTES:

150 gr. de chocolate de cobertura
120 gr. de mantequilla
10 gr. de cacao puro
90 gr. azúcar glass
75 gr. de harina 
75 gr de cacahuetes salados
4 huevos
1 pizca de sal


Para la cobertura
150 gr. de toffe
150 gr. de chocolate fondant
100 gr. de nata
1 cucharada de mantequilla





ELABORACIÓN:

Elaboración Tradicional

1. Calentar el horno a 200º y prepara el molde.

"Utilizo un molde cuadrado de pirex, le pongo mantequilla en toda la superficie y una lámina de papel de horno,  lo hago así para que el papel se adhiera al cristal y no se mueva al incorporar la mezcla del brownie."


2. Separa las claras de las yemas. Monta a mano o con la KA las claras hasta llegar a punto de nieve y reserva.

3. En la picadora, pulveriza los cacahuetes. Reservar.

"No hace falta que queden completamente hechos polvo, si, quedan trocitos mejor. Personalmente los pulverizamos bastante porque a los niños no les gustan encontrarse trocitos, pero si os gusta no dudéis en pulverizar parte y añadir trocitos de cacahuete, siempre a vuestro gusto."

3. En un bol, mezcla las yemas, junto con el azúcar, añade después, los cacahuetes y la harina y el cacao que pasaremos por un tamiz. Añade la pizca de sal y reserva.

4. En un bol de cristal, pon la mantequilla junto con el chocolate troceado y calienta durante 1 min. Saca del microondas, remueve y calienta medio minuto más. Mezcla muy bien hasta unificar los dos ingredientes y que resulte una crema de chocolate negro y brillante. 

5. Añade el chocolate a la mezcla reservada y mezcla muy bien.

6. Añade las claras a punto de nieve y mezcla con ayuda de una espátula, realizando movimientos envolventes de abajo a arriba, así hasta que toda la mezcla adquiera un color marrón y no queden grumitos blancos de las claras.

7. Vuelca la mezcla en el molde y hornea 15 min. a 200º. Después baja a 160º y termina de hornear durante otros 20 min. más. Cuando termine el tiempo de horneado deja enfriar sobre una rejilla.

8. Mientras se enfría preparamos la cobertura.

"Para el toffe, podéis comprarlo ya preparado como hice yo (se vende como si fuera crema de cacao) o podéis hacerlos vosotros mismos. Solo necesitáis la misma cantidad de azúcar que de nata (aprox. necesitamos 100 gr. de azúcar y 100 gr. de nata. Ponemos al fuego dos cazos, en uno calentamos la nata y en el otro el azúcar, cuando azúcar esté dorado, añadimos de golpe la nata casi hirviendo sin dejar de remover y tenemos nuestro toffe."

9. En un cazo calienta la nata y cuando comience hervir retira del fuego ya añade el chocolate troceado, mezcla con una barilla suavemente, añade por último una nuez de mantequilla, mezcla  y deja que se entibie.

10. Cuando el bizcocho esté frió, con una espátula extiende el toffe, lleva un ratito a la nevera para que se endurezca y extiende después encima del toffe la crema de chocolate. Deja que se endurezca en la nevera y ya puedes cortar tu brownie en trozos.







Elaboración en Thermomix

1. Calentar el horno a 200º y prepara el molde.

"Utilizo un molde cuadrado de pirex, le pongo mantequilla en toda la superficie y una lámina de papel de horno,  lo hago así para que el papel se adhiera al cristal y no se mueva al incorporar la mezcla del brownie."


2. Separa las claras de las yemas. Pon en el vaso de la Thx la mariposa sobre las cuchillas y monta las claras a punto de nieve a velocidad 3 y medio sin programar tiempo. Reserva en bol aparte.

3. Quita la mariposa, limpia y seca el vaso de la Thx. Pon los cacahuetes y pulveriza durante 40 segundos a velocidad 10. Reservar.

"No hace falta que queden completamente hechos polvo, si, quedan trocitos mejor. Personalmente los pulverizamos bastante porque a los niños no les gustan encontrarse trocitos, pero si os gusta no dudéis en pulverizar parte y añadir trocitos de cacahuete, siempre a vuestro gusto."

3. Sin limpiar el vaso, repite la misma operación con el azúcar si no lo tienes glas. Pulveriza durante 40 segundos a velocidad 10. Añade las yemas, mezcla 15 segundos a velocidad 4. Después añade los cacahuetes y la harina y el cacao que pasaremos por un tamiz, y la pizca de sal, mezcla durante 40 segundos a velocidad 4. Reserva.

4. En un bol de cristal, pon la mantequilla junto con el chocolate troceado y calienta durante 1 min. Saca del microondas, remueve y calienta medio minuto más. Mezcla muy bien hasta unificar los dos ingredientes y que resulte una crema de chocolate negro y brillante. 

5. Añade el chocolate a la mezcla reservada y mezcla muy bien, programando 50 segundos velocidad 4.

6. Añade el contenido del vaso de la Thx al bol de las claras montadas a punto de nieve y mezcla con ayuda de una espátula, realizando movimientos envolventes de abajo a arriba, así hasta que toda la mezcla adquiera un color marrón y no queden grumitos blancos de las claras.

7. Vuelca la mezcla en el molde y hornea 15 min. a 200º. Después baja a 160º y termina de hornear durante otros 20 min. más. Cuando termine el tiempo de horneado deja enfriar sobre una rejilla.

8. Mientras se enfría preparamos la cobertura.

"Para el toffe, podéis comprarlo ya preparado como hice yo (se vende como si fuera crema de cacao) o podéis hacerlos vosotros mismos. Solo necesitáis la misma cantidad de azúcar que de nata (aprox. necesitamos 100 gr. de azúcar y 100 gr. de nata. Ponemos al fuego dos cazos, en uno calentamos la nata y en el otro el azúcar, cuando azúcar esté dorado, añadimos de golpe la nata casi hirviendo sin dejar de remover y tenemos nuestro toffe."

9. Con el vaso limpio, pon la nata y calienta a temperatura 90º velocidad 1 durante 5 minutos. Añade el chocolate troceado y la nuez de mantequilla y mezcla a velocidad 5 durante unos segundos hasta que el chocolate se haya fundido. Ponlo en un bol o un tupper y deja que se entibie.

10. Cuando el bizcocho esté frió, con una espátula extiende el toffe, lleva un ratito a la nevera para que se endurezca y extiende después encima del toffe la crema de chocolate. Deja que se endurezca en la nevera y ya puedes cortar tu brownie en trozos.